Historia del Ferrocarril en la provincia de Ciudad Real de Daniel Marín Arroyo

Castilla-La Mancha fue un territorio de paso para los trenes. Las compañías no tenían más remedio que establecer puntos intermedios para las locomotoras …

ECG050 El Ferrocarril en la provincia de Ciudad Real

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor: Daniel Marín Arroyo
Editorial: Ediciones C&G 
ISBN: 978-84-947041-3-0

…  en la región, seguramente con la intención de no proceder en ellos nada más que como meros enclaves en los que hacer el cruce de los trenes. Para 1870 ya estaba construida la línea de Andalucía, la de Alicante, la de Zaragoza y la de Badajoz, todas ellas con paso y estaciones por las provincias de Toledo, Guadalajara, Ciudad Real y Albacete. A Cuenca llegó el ferrocarril en 1885 y para 1900 estaba ya configurada en su mayor parte la extensión ferroviaria de La Mancha. Sin embargo, los años posteriores no trajeron las proclamadas líneas transversales que habrían de articular el espacio geográfico, ni el nacional ni el regional.

Almansa, Alcázar de San Juan, Villacañas, Santa Cruz de Mudela o Chinchilla, por poner algunos ejemplos, tuvieron en los caminos de hierro una salida más o menos digna a sus atribuladas economías agrarias. No debemos pensar en una revolución exorbitante que cambiase las estructuras económicas, pero el estímulo representado por el ferrocarril permitió que algunas iniciativas y productos locales pudieran ponerse en conexión con otros puntos de la geografía patria, lo que reactivó, de alguna manera, la economía local. No se produjo un boom industrializador, pero es cierto que algunas actividades económicas (como la minería de Puertollano) se vieron favorecidas por la aparición de los caminos de hierro.

Información del libro: Materia: Historia, Páginas: 160, Formato: 170x240 mm, Encuadernación: Cosida, Edición: 1ª Edic. 06/2017, Idioma: Castellano
15,00€
Copyright © 2012 · www.latiendadeloslibros.es · Todos los derechos reservados