This movie requires Flash Player 9
  • Portada
  • Buscar
Puertollano Ciudad Real Toledo Madrid

No sólo de pan vive el toreo

imageJavier Fernández-Caballero Díaz-Meco · No sólo de pan vive el hombre, sino de toda criatura brava y encastada que salga de la puerta de toriles. Y hoy se ha descubierto que entre esas criaturas indomables pero toreables que salen por el portón de los sustos hay una leyenda renovada que de nuevo está dejando sobre el albero la embestida que lo vio nacer: Samuel Flores. Un primero para rejones de gran  ligazón tras el caballo, un tercero de vuelta al ruedo que se fue sin cuajar al desolladero y un importante y “domable” quinto han hecho de aquello que despertaba curiosidad por simple recuerdo una obra de arte ganadera y torera. Y lo mejor es que no es ni pan del horno Domecq ni de la casa Núñez. Gamero Cívico la llamaban cuando a un loco se le ocurrió empezar a criar toros de embestida duradera, sueño cumplido en Alcázar.

Y dentro de esa soberanía a la que el ganado ha sometido la tarde, los astados albaceteños han tenido la fortuna de encontrarse con el verdadero impulsor de los aspectos positivos del toreo. O mejor dicho, de no hacer ver todos los puntos negativos que el animal lleva consigo. Y vino de Chiva a Alcázar, y de Alcázar a la gloria de los nuevos samueles de tercera. Ya lo anunció en las verónicas de recibo al quinto del festejo: una tras otra fueron dejando el aroma a lo nuevo y el gusto de lo viejo, del temple antiguo y de la verdura de la torería. Lección magistral de elegancia y explicación sin precedentes del por qué llamamos figuras del toreo a aquellos que se jactan de serlo. Romaneó el burel en el peto hasta los medios y comenzó a flojear. Echó la vista al cielo Ponce para coger el aliento que le faltaba al astado hasta entonces, espabiló en banderillas y…¡a correr toro y torero! Doblones al unísono en tablas, dos por la derecha con el gusto por bandera para torear despacio y con ritmo, bajando la mano hasta cavar en el albero manchego los hoyos de la libertad ganadera que ofrecía el de Samuel. Que ofrecían sus condiciones, su clase, su buen manejo…o el maestro que lo enseñaba. Y llegó el fin del mundo, porque por un momento las manecillas artísticas de los relojes alcazareños las paró el maestro valenciano con sus muletazos templados, mandando, ofreciendo su vida y sus Flores al samuel para que éste le ofreciera lo poco que se encontraba en aquel pozo mágico de la nobleza. Remates por abajo y por arriba, invertidos y del desdén…y las trincherillas ¡Ay las trincherillas cuántos corazones se llevaron! Cuerpo derecho, plomo en los talones y mirada serena, ojos en figura porque llegaban las poncinas. Marcaron éstas la historia que emborronó un pinchazo y el bajonazo que hizo rodar al todavía aún inerte pero noble para siempre astado albaceteño. Rabo excesivo que debieron ser dos orejas, quizá fue concedido porque una cuadrilla entregada se comía al público en la petición de trofeos. Eso no es estar en figura.

El local Aníbal Ruíz recibió  con gusto a la verónica al tercer ejemplar de la corrida, en el que colocó dos brillantes pares Óscar Castellanos y recibió  la lidia perfecta. Siempre en torero, toreó con entrega y valor para cortar dos orejas tras una media caída que hizo rodar al de Flores, premiado con la vuelta al ruedo. No supo entender así al sexto, que recibió con gracia pero que se vino abajo tras el encuentro con el peto. Silencio para finiquitar la tarde.

El toreo a caballo no terminó de cuajar en una tarde en la que las miradas se las llevó el valenciano. Aún así, el conquense Sergio Galán pudo dejar una gran faena al primero de la tarde, un animal enclasado y noble que se vino abajo en banderillas. Colocó genial las cortas  y tras dos pinchazos y estocada recibió un apéndice con unos tendidos aún fríos. En el cuarto más de lo mismo: embestidas sosas y toreo clásico. No se acopló el de Tarancón.

La tarde fue para los samueles, para Ponce, para el toreo caro y la franela relajada, el juego de muñecas que un día Don Samuel soñó en el Palomar alcarazeño, que no alcazareño. De éstos últimos fueron los corazones que se llevó consigo la tarde, su recuerdo, su afición renacida con una Plaza repleta de jóvenes ilusionados en esta aventura que nos hace reflexionar acerca del sistema de la Fiesta. Al menos hoy nos ha abierto los ojos al rico y variado manjar de los encastes renacidos en los que ya no comemos sólo pan. Éste, Don Samuel, es uno de ellos. Luchemos por él.

FICHA DE LA CORRIDA

Plaza de toros de Alcázar de San Juan. Corrida de Feria. Casi lleno en los tendidos en tarde soleada y fresca.

Seis toros de SAMUEL FLORES, muy bien presentados y de buen juego, destacando un 3º de vuelta al ruedo en el arrastre y un 5º de excelente embestida.

Sergio Galán, oreja y oreja.

Enrique Ponce, de azul celeste y oro, oreja y dos orejas y rabo.

Aníbal Ruiz, de tabaco y oro, dos orejas y silencio.

POR: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO DÍAZ-MECO

Twitter: @Javier_FdezCab

Puedes compartirlo a través de estas vías:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

This site is protected by WP-CopyRightPro