This movie requires Flash Player 9
  • Portada
  • Buscar
Puertollano Ciudad Real Toledo Madrid

Cuestión de compromiso

imageRoberto García-Minguillán de Gregorio · Con escasa media entrada en los tendidos, daba comienzo el segundo de los festejos taurinos celebrados en el coso taurino portátil de Porzuna, (Ciudad Real), con una corrida para todos los gustos, abriendo plaza el diestro mediático Francisco Rivera "Paquirri", que entró en Porzuna por la vía de la sustitución, la presencia del Francés Juan Bautista, y la novedad en el toreo de Alejandro Enríquez.

imageSaltaron al ruedo, toros bien presentados de Arcadio Albarrán, pero que por el contrario frustró las esperanzas de los aficionados, pues todos ellos llegaron inválidos al último tercio, una corrida desrazada y floja, en líneas generales.

image"Paquirri" volvía a Porzuna, y contó con la simpatía de un público y un presidente, muy benévolos, tanto que por un momento, el arriba firmante, pensó que aquello era una competición por ver quien paseaba más orejas, sin apenas lucidez en sus faenas. Habría que investigarlo, pero seguro que nos quedaríamos muy cerca de entrar en el Guinness Récords de concesión de trofeos; vuelvo a reiterar, sin fundamento alguno, Francisco se benefició de ello, y se llevó tres apéndices a su esportón, tras dos faenas vulgares; sin contenido, como hacer una paella sin arroz, pero tanto gustaron sus alardes, que el duque de Montoro se pegó un festín de orejas, lo que mas entusiasmó a las féminas fueron las dos clamorosas vueltas al ruedo.

imageEl francés Juan Bautista, no atraviesa su mejor momento profesional, el balance de su actuación, un total de cuatro orejas y un rabo, nada tienen que ver con el resultado artístico en el ruedo, de echo en su primera labor muleteril estuvo en todo momento fuera de sitio y con la pierna retrasada; mientras que se esmeró algo más en su segundo oponente, pegándose un arrimón al final de faena, mató eso sí, de un extraordinario volapié, y los máximos trofeos para el diestro de Arles. Lo más lucido de su actuación fue el saludo capotero al primero de su lote, con verónicas templadas, que más tarde se convirtieron en chicuelinas y para cerrar una buena revolera; con su segundo, también lució con el capote, esta vez por delantales y una preciosa media.

imageCompletaba el cartel el joven Alejandro Enríquez, y a pesar del escaso bagaje, pues se doctoró hace un año en Almagro, y desde entonces apenas se ha vestido de luces en diez ocasiones, si que gustó su concepto del toreo, lástima que en sus manos cayera el lote más deslucido del encierro, dos auténticos marmolillos, con los que apenas pudo hilvanar una tanda completa, pero sí que se puso en el sitio, y sacó el máximo partido de ambos, Enríquez toreó por momentos, y mientras se lo permitieron sus enemigos, encajado, y llevando larga la embestida del burel, no pudiendo bajar la mano, para que éste no rodara continuamente por los suelos, bien por Alejandro Enríquez, con mucha disposición, y muy motivado toda la tarde, algo que es de agradecer, y que en ocasiones, escasea en las figuras del toreo. cuestión de compromiso.

imageimageimageimageimageimage

Puedes compartirlo a través de estas vías:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

This site is protected by WP-CopyRightPro