This movie requires Flash Player 9
  • Portada
  • Buscar
Puertollano Ciudad Real Toledo Madrid

Si quieres torear a gusto que te haga la ropa Justo

clip_image002Carlos Santos-Ruiz Rodríguez-Arias · Un sastre, un amigo, un artista. Nació en 1948, tiene tiendas en Madrid, Sevilla y México. Su ropa se ha vendido en numerosos países, desde Bloomingdale´s en New York hasta Mitsukosi en Japón. Su prestigio, se lo ha ganado gracias a su esfuerzo y a dar al torero: puntualidad, calidad, consejo y verdad. Ha vestido, no solo a toreros, también a modelos, en pasarelas tan relevantes, como es el caso de Milán y París. Sus dos grandes satisfacciones han sido, el primer desfile de ropa de mujer en 1988 y en 1992 con el motivo de la Expo Zaragoza.

Sus trajes de torear, los confecciona de una forma detallada, tanto es así que ha creado trajes de luces modernos, pero conservando la parte tradicional. Hace años hizo un traje de luces para el matador de toros Javier Conde, al estilo picassiano. Justo afirma, que hay tres tipos de trajes: el traje de corto, el traje de luces y el goyesco. Pero él, quiere crear un estilo nuevo, el picassiano, al igual que le gustaría que se hagan corridas muy especiales, con este tipo de vestimenta. Lleva mucho trabajo, los pedidos que hacen los mismos toreros, pedidos llenos de detalles singulares, como el caso de un matador, que le pidió que le bordase el firmamento en su vestido de torear. El maestro Cruz Flores, le pidió sus iniciales incorporadas en el traje. Se enfadó con Algaba, porque no las veía a lo que el sastre contestó que se veía claramente, porque todo el traje estaba lleno de cruces y flores. El encargo más caro que ha tenido ha sido para Espartaco, de color negro, bordado en oro de dieciocho quilates, para la Expo de Sevilla.

Una chica, le preguntó lo siguiente: “¿Qué sientes que te falta por hacer como sastre taurino?”. A lo que sabiamente, respondió: “tocar el cielo, y el cielo se entiende a conseguir el destino más grande que se haya podido hacer en la historia y eso lo haré el día que me jubile, que creo que nunca será”.

Justo, no es orgulloso, se siente bien por haber hecho la ropa a su gente, a sus toreros y haber tenido el aprendizaje. El orgullo es para su defensa, para su superación, su trabajo y no lo utiliza para otra cosa que no sea así. Se ha atrevido a hacer grandes cambios, no tiene miedo a esta tradición que nos pertenece desde hace siglos, sabe crear la esencia, que consigue que cada trozo de tela, cada macho, cada lentejuela le haga ser único en su profesión. Es un amante del arte musical, del arte barroco, del arte de Picasso, yo soy amante de sus obras de arte, obras llenas de sentimientos, estilos diferentes y de amor a una profesión que se merece nuestro agradecimiento más sincero y profundo.

Puedes compartirlo a través de estas vías:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

This site is protected by WP-CopyRightPro