This movie requires Flash Player 9
  • Portada
  • Buscar
Puertollano Ciudad Real Toledo Madrid

Daniel Luque borda el toreo, corta un merecido rabo y ‘enluquece’ a los almodovareños

Luque, con los máximos trofeos. Roberto García-Minguillán de Gregorio · La tarde de ayer en Almodóvar estuvo marcada por las desavenencias económicas de alguno de los diestros con el empresario, provocando que a punto estuviese de no celebrarse el festejo. Gracias al buen trabajo del Consistorio almodovareño, la situación se resolvió rápidamente.

Con dos tercios de aforo cubierto, se lidiaron ejemplares de la ganadería de Buenavista, desiguales de presentación y juego.

Jiménez hizo un esfuercito con su primero, destacando varias tandas de derechazos bajándole la mano y encajado de riñones; Lle cortó la oreja.

En el cuarto, faena porfiona pero bien rematada con la espada. Le cortó la oreja que le abría la puerta grande.

Cayetano destacó en su primero de la tarde. Muy bien por delantales en su primero, comenzó la faena con sabor y torería, hilvanando buenas tandas por ambos pitones, aunque en ocasiones fuera de cacho y sin terminar de confiarse. Lo mejor, un cambio de mano excelso.

Con el quinto nada pudo hacer el menor de los Rivera Ordóñez. Lo recibió con una larga cambiada y extraordinarias verónicas de recibo, pero el toro fue muy mal picado y esto le mermó, para llegar a la muleta insulso. Más poco pudo hacer Cayetano sino justificarse y algún que otro susto, al ser cogido y hacerse el mismo diestro el quite salvador.

Daniel Luque cuajó una de las mejores tardes que un torero ha cuajado en Almodóvar y en muchas más plazas. En el tercero lo bordó toreando como los ángeles con el capote, con una media antológica. Buen quite por chicuelinas y escobinas o auténticos muletazos con el capote que pusieron la plaza en pie. Cumbre la faena con pases de todas las marcas y extraordinario el toreo en redondo, toreó de manera excelsa sin la ayuda. Remató con las ‘luquecinas’. No faltó el toreo accesorio o en este caso primoroso, como son las trincheras, trincherillas y muletazos mirando el tendido. Pinchó y perdió el rabo

Con el que cerró plaza, Luque lo volvió a bordar con un temple sin igual. Faena larga e intensa, sin música y con los rotundos olés del público que constantemente estaba en pie. Hubo duende, ligazón, cadencia, mano baja, torería, embrujo, mando, sentimiento, arrebato… ante un toro incierto, aunque noblón. Para enmarcar las tandas de naturales de frente y rebozándose con el animal que puso el vello de punta. Esta vez funcionó la espada y cortó con todo merecimiento los máximos trofeos y el publico entusiasmado con lo que había sido testigo.

En próximos días tendrán una crónica mas exhaustiva de dicho festejo.

Puedes compartirlo a través de estas vías:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

This site is protected by WP-CopyRightPro