This movie requires Flash Player 9
  • Portada
  • Buscar
Puertollano Ciudad Real Toledo Madrid

El toro bravo toma la palabra: ‘Desgarrarse las vestiduras 2011 veces los taurinos’

Juan Mariano Monasterios Bernal · El fenecimiento tortuoso del año 2010, y en la penuria taurina a la que ha sido sometido, ha sido arponeado por los cuatro costados en su maravillosa y hermosa grandeza. Reposando en la alcoba de la memoria, sucumbiendo en el baúl de los recuerdos, y bajo el impenetrable cerrojo del cuarto de los olvidos. Hemos cometido la tropelía inmisericorde en perjuicio de la fiesta del Toro Bravo. Azuzados en contra de un patológico venezolanismo, como lo demuestra hasta la saciedad, el hecho de que sus mismos miserables gaznápiros, autorizan los abusos en contra del reglamento taurino. Y en su permisiva indiferencia al respeto,  que merece la belleza del Toro Bravo, nos condena en penurias de volteretas prohibidas, y peor aún en cornadas de diferentes trayectorias ¡Que lacerante y ruin incoherencia! Nos consume sin reparo.

Debemos tener en cuenta de rosario, orando de rodillas por demás. Y con golpes feroces en los pechos, que en estos últimos tiempos se ha ido creando un escenario antitaurinismo subliminal, con programas sistemáticos de ruda torpeza en nuestra profunda ignorancia, en cada palabra, en cada frase y en cada verso que se expresa, se manifiesta nuestro apego incondicional, al protagonismo mezquino que nos arropa, y sin darnos cuenta vamos calando, en los públicos de diferentes matices, alimentándoles con el pan de la tristeza, formando nuestra Afición en el desierto que en los tendidos de nuestras plazas impera, y la cual se consume en su desesperada sed taurina, atormentados por la nostalgia rinden culto memo a la mediocridad que reina, seremos en un futuro un anacronismo cruel y vergonzante. O nos declararemos hipócritamente a los cuatro vientos, fieles protectores del Arte Hermoso del Toreo.  

Jolgorio de éxtasis desbordante, porque en este año 2011, que apenas vocifera sus primeras palabras taurinas, El Toro Bravo, en la fiesta que le hace culto, se  engalana con belleza, altiva, rozagante y de un garbo en sus andares, que  en inagotables suspiros de vida, emanan de su exquisita afición, y en la consumación del amor germina su preciosa Ilusión, dándole al mundo la generación taurina que nunca termina. Benítez, Vanegas, Cortéz, Rodríguez, Peña, Torres, Medina, Guillen, Cardozo, Rivera, Orellana… y paremos de contar nuestra maravillosa baraja. Dichos apellidos componen nuestra realidad, y con ella hay que barajar nuestros carteles, y cada época del toreo tiene sus ases, como también sus comodines. Parra, Rodríguez, Guillen, Vanegas, Chacón, Muñoz… segunda mano de cartas toreras, y en su regazo Castañeda, Tuto, Miguel, Colombo, Guía… la savia nueva que nos inspira. Y osadamente vociferamos que está en crisis la fiesta, los que estamos desahuciados somos los que habitamos la fiesta, y la habitamos con maña en nuestras entrañas, atizamos las desvergüenza como norte, aplaudimos los atropellos en contra de comunicadores, a diestra y siniestra, auspiciamos la presentación de encierros a preventa, y nos regocijamos en los desvaríos de las empresas. Y en un desconsiderado trato al exuberante Trapío y presencia del Toro Bravo. Con toda su estampa pura belleza.

Crisis en la fiesta, Que Va, o  será Crisis de Valores Taurinos que se nos han perdido, en los bolsillos de cuánto vales, cuánto eres. “El Toro Bravo que espere”. Crisis de Familia porque desmembramos a nuestro antojo, a cada integrante que ama al Toro Bravo de “Buena Fe”. Crisis de Educación Taurina, si dirigimos la liturgia taurina, la corrida a nuestra mera y lucrativa conveniencia, o informamos, narramos y comentamos en nuestros medios con ignorancia, que vergüenza. Atreviéndonos a crear de la nada crónicas sin nuestra Absoluta presencia, como fantasmas errantes en las plazas. Nos declaramos paladines del Toro Bravo, y en realidad somos “Cobardes de la Más  Pura Esencia”. Crisis de Moral llenándonos la boca con palabras de hipocresía, y en desgarro del Toro Bravo, con descarada y pasmosa “Cara Dura, Que Ni Siquiera Se Afeita”. Crisis de Ética cuando en total soberbia, nos hacemos profetas de los designios de la fiesta del Toro Bravo. “Sin mirar la barra que cercena nuestra vista, y Nos Regocijamos de la Paja que Consume con Furia al Ojo del  Vecino”.

Es la Crisis Económica que inunda todos los rincones del hombre, en incontrolable caudal de vicisitudes para poder sobrevivir, y en forma tangible y destructora. Tanto así que la fiesta del Toro Bravo la sufre en sus entrañas, a pesar de la baraja de toreros que atesora, Ponce, Tomas, Morante, El Juli, El Fandi. De qué pedazos de  mosqueteros goza la fiesta del Toro Bravo para que la defiendan, y en sus cuarteles de los que arrean, Manzanares, Perera, El Cid, Castella, Talavante, Luque… Es la Crisis Económica la que socava los hermosos cimientos del arte del toreo. Y que a pesar de una coyuntura de arte rutilante, de estilos de torear fascinante, y de expresiones de valor esplendorosa, la fiesta del Toro Bravo sufre también la crisis y la falta del soberano en sus plazas.

No tenemos toreros, o no queremos enterarnos que tenemos toreros, o queremos seguir en la nostalgia de los toreros del pasado, y de una vez,  y por  todas mirar hacia delante, y arrear el pesado carro que hemos fabricado. Los Semidioses del Olimpo del Toreo, que durante tantas tardes adoraban  con fervor religioso los aficionados, Los Toreros que eran ídolos son cosa del pasado. Y en cambio los que circundan la fiesta del Toro Bravo, se consideran ahora Dioses pero de pies de barro, que la arrastran a su lodazal con descaro.

Se apremia en la fiesta que surjan los actuales toreros, en nuestros corazones como los nuevos dioses para adorarlos. El desgarrarnos las vestiduras 2011 veces los taurinos, tiene que tener como suerte suprema, desligarnos de todo interés que nos haga daño, y reinventar la grandeza y belleza del Toro Bravo, para conseguir una cosecha de extraordinarias y apetecidas sabrosas frutas, que endulcen el paladar de los públicos, que le den el placer exquisito de degustar la lidia del Toro Bravo, en el éxtasis soñado. Y poder seducir con romanticismo al soberano para que llene los tendidos con sumo agrado. 

¡Al Toro Bravo! Tenemos que Amarle con la verdad como estandarte, para sentirnos orgullosos al aplaudirle y respetarle en cada arrastre, todos tenemos que asumir el compromiso con Él. Ese hermoso manojo de sensaciones, que abruman de placer nuestros corazones taurinos, que deleitan nuestras almas las cuales  suspiran en cada capa, que se emocionan en la pureza de la suerte de vara, que cautivan la belleza de las banderillas, que avivan nuestras ganas,  en el sueño precioso de la muleta,  y en la suerte suprema en la cual se nos va la vida, con la que El Toro Bravo, dignamente entrega la verdad de su pura existencia, sin pedir nada más que se le Ame. Todo ello sólo es posible en la liturgia maravillosa de la corrida de toros. “Vivir Tal Belleza Te Hace Tocar Los Cielos”. Y El “Desgarrarse las Vestiduras 2011 Veces Los Taurinos… Es Meramente Terrenal”.

“El Amar Al Toro Bravo, Te Viste y Engalana de Dignidad,
Pureza, Verdad y Eterna Grandeza”.

Puedes compartirlo a través de estas vías:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

This site is protected by WP-CopyRightPro